El regalo de Evo Morales al Papa Francisco. Crucifijo de Espinal.

Posted on Actualizado enn

Texto Tomado de Carta a Las Iglesias , Centro Monseñor Romero de la UCA, Año XXXIV, No 663-664 del 1 de julio al 31 de agosto de 2015. Pág. 28. Publicación sujeta a ser retirada.

Evo Morales, presidente de Bolivia, regaló al Papa Francisco un Cristo ajusticiado en una cruz en forma de hoz y martillo (ver la fotos) . El hecho ha sido muy comentado y criticado. Por lo que sabemos el papa lo aceptó con naturalidad y reflexionó sobre su significado. El gobierno lo defendió porque el crucifijo es un símbolo de los agricultores y de los obreros, que “son pueblos de Dios”.

Pocos de los presentes a la misa conocían la historia tras el crucifijo. El “crucifijo” comunista, como empezaron a llamarlo, es en realidad una réplica de la cruz tallada por el sacerdote jesuita Luis Espinal Camps, quien la hizo en la década de los 70  para expresar la unión del mundo cristiano con las ideas marxistas.

Espinal además fue cineasta y periodista. Y fue un jesuita tremendamente crítico. Tuvo que renunciar a sus cargos religiosos por sus fuertes opiniones sobre  el cardenalato católico. En Televisión Boliviana tenía un programa titulado “En carne viva”, donde se atrevió a realizar entrevistas a miembros del Ejército de Liberación Nacional. Hecho que no agradó a los que ostentaban el poder.

Luis Espinal fue asesinado el 22 de marzo de 1980, apenas dos días antes que Monseñor Romero. Fue secuestrado en La Paz casi a la medianoche, cuando volvía del cine  a pie y le faltaba una cuadra para llegar a su casa. Lo montaron en un Jeep.  Durante horas sufrió torturas entre culatazos, golpes y quemaduras con plancha antes de ser rematado con más de 12 tiros en un matadero de reses.

El día del entierro de Espinal decenas de miles de personas cargaron en volandas el  féretro   por las calles de La Paz mientras gritaba: “Lucho ha muerto, aún quedamos muchos”.

“La muerte los hermanó” dijo Xabier Albó, sacerdote jesuita español y su amigo, refiriéndose a Espinal y Monseñor Romero. “Cuando retornábamos del cementerio, nos enteramos que a más de cuatro mil kilómetros de distancia (en El Salvador),  habían  asesinado a Romero. Las causas son las mismas.

El miércoles, antes de reunirse con Morales, Francisco oró por Espinal frente a las montañas en las que fue hallado su cuerpo.

“Me detuve acá para saludarlos y sobre todo para recordar a un hermano, aun hermano nuestro víctima de intereses que no querían que se luchara por la libertad de Bolivia. El padre Espinal predicó  el evangelio y ese evangelio molestó  y por eso lo eliminaron. Hagamos un minuto de silencio en oración y después recemos todos juntos”.

Organizaciones  de Derechos Humanos entregaron al pontífice una carta en la que le piden la beatificación de Espinal.

En el lugar donde encontraron el cuerpo de Espinal a las afueras de La Paz, fue construido un monumento en su honor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s