Ya no hace falta que cierren la revista “Cultura”

Posted on

Afiche

Tomado de: http://losblogs.elfaro.net/elamigoimaginario/2015/01/la-revista-cultura.html

La revista “Cultura”, fundada a mediados del siglo pasado, vive en estado comatoso desde 1974. Esta semana, las autoridades culturales del nuevo Gobierno han hecho que el muerto camine.

Los primeros que intentaron torcerle el buche fueron los integrantes del colectivo que en 1974, en el seno de la Dirección de Publicaciones e Impresos, fundó una fugaz “Nueva Cultura”, con un diseño y estilo diferentes. Es obvio que, para aquel grupo, “Cultura” olía a muerto. Desde entonces, cada cierto tiempo, la revista ha sido puesta a andar. Uno tras otro, sus directores, David Escobar Galindo, Horacio Castellanos y Ricardo Roque Baldovinos, le aplicaron desde respiración de boca a boca hasta electroshocks. “Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo”.

La evidencia me convenció, hace varios años, de la necesidad de realizarle una piadosa eutanasia. En 2005, argumenté que el proyecto cultural y editorial que le dio origen había terminado, que se necesitaba producir algo diferente, y dejarla morir en paz. Sin embargo, en aquel momento, numerosos artistas, escritoras y escritores confiaron en que estaba por producirse el milagro de su resurrección. En 2012, tras la renuncia de Luis Alvarenga de la Dirección de la revista, volví sobre el tema y escribí que “Cultura”, pese a los anuncios de sus profetas, seguía siendo irrelevante para la vida cultural del país.

La mayoría de las mentes brillantes de El Salvador se inclina por mantenerla entubada, confiando que un buen día despertará, lúcida y a la altura de los nuevos tiempos. La revista entró en remisión hace un par de años, de la mano del escritor Mauricio Orellana, quien –después de dos números– calladamente decidió apartarse de su Dirección. Y “Cultura” volvió al coma.

Ahora ha despertado una vez más. La novedad es que este número 113, que recién comienza a circular, contiene suficientes ingredientes para que la revista sea considerada un órgano de propaganda gubernamental vestido como revista intelectual. Para muestra, solo un botón: los editores publican el discurso del presidente de la República en la entrega del Premio Nacional de Cultura correspondiente al año 2014. En cambio, no incluyen el discurso de Roberto Salomón, el artista que recibió el galardón.

No tuve la suerte de estar en la ceremonia donde Salomón dijo algo que viene al caso: “Mi herencia salvadoreña me enseña a no sorprenderme de lo impensable, a burlarme de lo imposible y también a darme cuenta (de) que entre más cambian las cosas, más siguen iguales”.

Ya no hace falta que la cierren. “Cultura”, como la conocimos, dejó de existir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s