¿Feliz año nuevo?

Posted on

Hoy que comienza el año es bueno hacer algunas reflexiones. Este artículo delo Padre Chema Tojeira me parece muy puntual

Tomado de Opiniones de COLATINO 020113

IMG01501-20121209-1149
El Padre Tojeira da la paz a feligreses en la Iglesia El Carmen Santa Tecla 4o Domingo de Adviento domingo 23 de diciembre 2012

José M. Tojeira

Continuamente nos repetimos en estos días la frase “feliz año nuevo”. Es un buen deseo y está muy bien que alegre y esperanzadamente les deseemos felicidad a nuestros conocidos y amigos. Pero la frase tiene el peligro de convertirse en una simple exclamación o deseo sin contenido: Un equivalente al ojalá llueva cuando lleva varios días sin llover. Un buen deseo y punto. Pero de esos deseos que no cambian la realidad. De esos deseos muy buenos pero que al no pasar nunca a la acción obligaban a decir a la moral tradicional que con ellos se empedraba el camino hacia el infierno.
El deseo de que tengamos feliz año debe llenarse en nuestra vida no sólo de propósitos personales de mayor honestidad, verdad y solidaridad con nuestros semejantes, sino también con el compromiso de impulsar la vida pública y ciudadana hacia una mayor justicia social. Desde hace ya cuarenta y seis años los Papas vienen publicando un mensaje sobre la paz todos los primeros de enero. En este año que comienza, el mensaje de Benedicto XVI se titula “Bienaventurados los que trabajan por la paz”. En él se nos insiste en que si queremos paz debemos construir una “convivencia basada en la verdad, la libertad, el amor y la justicia”. Con frecuencia nos gusta defender el amor y la paz, o promover una especie de libertad egoísta. Pero la convivencia pacífica sólo se logra si se combinan esos cuatro elementos, que implican también la justicia social y el respeto a la igual dignidad de toda persona como parte esencial de la verdad sobre el ser humano. Demasiadas veces hablamos de un modo abstracto y genérico sobre la verdad, olvidando que la verdad no es un conjunto de afirmaciones, sino la capacidad de conectar nuestras vidas con una realidad cada vez más humana.
El deseo de tener un feliz año no puede centrarse en tener suerte individualmente mientras el país sigue teniendo graves problemas sociales. En el mismo mensaje se insiste en que es necesario “vencer ese germen de oscuridad y de negación de la paz que es el pecado en todas sus formas: el egoísmo y la violencia, la codicia y el deseo de poder y dominación, la intolerancia, el odio y las estructuras injustas”. Trabajar por construir un país menos violento es indispensable. No podemos conformarnos con que el pacto entre pandillas haya logrado bajar sustancialmente los homicidios. Porque los homicidios y otras formas de violencia, como el abuso sexual o la violencia intrafamiliar, sigue siendo un problema serio en El Salvador. La frase feliz año tiene que comprometernos a todos y todas en una lucha a fondo contra la violencia. La codicia, el afán desaforado de dinero, sigue estando demasiado presente en los corazones y en la práctica diaria de muchos. Desde el que no tiene problema en vivir en el lujo mientras otros pasan hambre, hasta el que por el afán de dinero trafica droga, roba y extorsiona, engaña y estafa.
Es interesante ver que el Papa une en la frase que invita a luchar contra el pecado “el odio y las estructuras injustas”. Estamos repitiendo constantemente en nuestras plegarias que Dios nos libere del odio. Y sin embargo nunca ligamos el odio con la injusticia estructural. Que cada vez aumenten las diferencias entre quienes ganan más y quienes ganan menos no nos parece que tenga nada que ver con el odio. Todo lo más lo atribuimos a la indiferencia de los ricos y poderosos frente al poder de los pobres. Pero debajo de las diferencias injustas hay una verdadera actitud de odio, si por odio entendemos lo contrario al amor. El amor no resiste injusticias. En cambio el odio las fomenta. Por ello debemos preguntarnos, cuando pasamos indiferentes antes las injusticias sociales si no habrá una especie de odio al pobre. Ciertamente si hubiera un verdadero amor al pobre la pobreza tendería a desaparecer, y no a perpetuarse o incluso a profundizarse.
Feliz año tiene que ser, bajo esta perspectiva, no un simple saludo amistoso, o un deseo genérico que ni nos compromete ni nos conmueve. Debe, por el contrario, ser una consigna que fija en nuestra voluntad y capacidad de acción el compromiso de buscar durante el plazo de un año una situación social, comunitaria, nacional, en el que vayan desapareciendo las injusticias, las violencias, los afanes de poder  o de dinero enfocados al propio, egoísta e individual beneficio. El feliz año que a tanta gente deseamos según nos vamos cruzando con amistades y conocidos, debe ser conciencia y crítica, compromiso solidario y responsabilidad ciudadana, lucha y acción. De lo contrario no pasaremos de repetir un saludo alienado y superficial que en la medida en que el tiempo pase y se repitan los mismos problemas nos va dejando ese poso negativo del que afirma que todo tiempo pasado fue mejor. El consuelo de los pusilánimes: Mirar siempre hacia atrás mientras se es incapaz de planificar y comprometerse con un futuro mejor.

Tomado de Opiniones de COLATINO 020113

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s