Soy de los más ricos del mundo…

Posted on Actualizado enn

Hay pobres que no tienen nada de nada

no entendí muy bien

si nada que perder

o nada que vender.

(Vos al menos vendés el cuerpo)

Uno de los pensadores mexicanos de mayor actualidad es Armando Fuentes Aguirre, (Catón). De él les dejo esta chispeante reflexión, que me hizo pensar en que no hay que quejarse mucho de lo que uno tiene o no tiene; y que sí deben sentirse muy tristes quienes no han logrado mucho en este mundo ni familia, ni casa, ni amor verdadero, ni siquiera el respeto y que aún así se encargan de engañar cada vez a más gente, pobre gente …

Demanda de Catón
Escrito por el reconocido y genial Armando Fuentes Aguirre: CATÓN

Me propongo demandar a la revista “Fortune”, pues me
hizo víctima de una omisión inexplicable. Resulta
que publicó la lista de los hombres más ricos del
planeta, y en esta lista no aparezco yo. Aparecen,
sí, el sultán de Brunei, aparecen también los
herederos de Sam Walton y Takichiro Mori. Figuran
ahí también personalidades como la Reina Isabel de
Inglaterra, Stavros Niarkos y los mexicanos Carlos
Slim y Emilio Azcárraga.

Sin embargo a mí no me menciona la revista. Y yo soy
un hombre rico, inmensamente rico. Y si no, vean
ustedes:

Tengo vida, que recibí no sé por qué, y salud, que
conservo no sé cómo.
Tengo una familia: esposa adorable que al entregarme
su vida me dio lo mejor de la mía; hijos
maravillosos de quienes no he recibido sino
felicidad; nietos con los cuales ejerzo una nueva y
gozosa paternidad.
Tengo hermanos que son como mis amigos, y amigos que
son como mis hermanos.
Tengo gente que me ama con sinceridad a pesar de mis
defectos, y a la que yo amo con sinceridad a pesar
de mis defectos.
Tengo cuatro lectores a los que cada día les doy
gracias porque leen bien lo que yo escribo mal.
Tengo una casa, y en ella muchos libros (mi esposa
diría que tengo muchos libros, y entre ellos una
casa).
Poseo un pedacito del mundo en la forma de un huerto
que cada año me da manzanas que habrían acortado aún
más la presencia de Adán y Eva en el Paraíso.
Tengo un perro que no se va a dormir hasta que
llego, y que me recibe como si fuera yo el dueño de
los cielos y la tierra.
Tengo ojos que ven y oídos que oyen; pies que
caminan y manos que acarician; cerebro que piensa
cosas que a otros se les habían ocurrido ya, pero
que a mí no se me habían ocurrido nunca.
Soy dueño de la común herencia de los hombres:
alegrías para disfrutarlas y penas para hermanarme a
los que sufren.
Y tengo fe en un Dios bueno que guarda para mí
infinito amor.

¿Puede haber mayores riquezas que las mías? ¿Por
qué, entonces, no me puso la revista “Fortune” en la
lista de los hombres más ricos del planeta?”

Y tu?
Crees que deberían de haberte publicado en esa lista?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s