¡Cese la represión…!

Posted on Actualizado enn

23 de Marzo de 1980. Catedral Metropolitana de San Salvador (fragmento)

Isaías 43, 16-21
Filipenses 3, 8-14
Juan 8, 1-11

Yo quisiera hacer un llamamiento de manera especial a los hombres del ejercito, y en concreto a las bases de la guardia nacional, de la policía, de los cuarteles

Hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y ante una orden de matar que dé un hombre, debe de prevalecer la Ley de Dios que dice: NO MATAR… Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la Ley de Dios… Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla… Ya es tiempo de que recuperen su conciencia y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado… La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la Ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el Gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre… En nombre de Dios, pues, y en nombre de este sufrido pueblo cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: ¡Cese la represión…!

 

San Salvador, 24 de Marzo de 1980, a las 17’00 horas, en la Capilla del Hospital de la Divina Providencia

De esta Santa Misa, pues, esta Eucaristía, es precisamente un acto de fe: Con fe cristiana parece que en este momento la voz de diatriba se convierte en el cuerpo del Señor que se ofreció por la redención del mundo y que en ese cáliz el vino se transforma en la sangre que fue precio de la salvación. Que este cuerpo inmolado y esta Sangre Sacrificada por los hombres nos alimente también para dar nuestro cuerpo y nuestra sangre al sufrimiento y al dolor, como Cristo, no para sí, sino para dar conceptos de justicia y de paz a nuestro pueblo. Unámonos pues, íntimamente en fe y esperanza a este momento de oración por Doña Sarita y por nosotros.

(En este momento sonó el disparo…)

(Tomado de http://www.servicioskoinonia.org/romero/homilias/C/800323.htm)

 

 

El Profeta

Por esta tierra del hambre

yo vi pasar a un viajero

humilde, manso y sincero,

valientemente profeta,

que se enfrentó a los tiranos

para acusarles el crimen

de asesinar a su hermano,

pa’ defender a los ricos

Podrán matar al profeta

pero su voz de justicia no

y le impondrán el silencio

pero la historia no callará

Con su evangelio en la mano

Monseñor Romero quiso

hacer justicia y la hizo

pero no gustó al villano,

porque su voz fue el aliento

que defendió al campesino

iluminando el camino

la libertad de este pueblo.

Su pecado fue querer

que los obreros comieran,

que un padre nuestro tuvieran

para rezarlo comiendo.

Cuando Dios no hace justicia

porque no entienden los ricos

de los pobres sale el grito

que aprendieron del profeta.

Su muerte no es coincidencia

deben temblar los tiranos,

son ellos los que en sus manos

llevan la mancha del crimen,

y toda la oligarquía,

torpes de tanta demencia,

han firmado su sentencia

comienza ya su agonía.

Por esta tierra del hambre

yo vi pasar a un viajero

humilde, manso y sincero,

valientemente profeta,

que se enfrentó a los tiranos

para acusarles el crimen

de asesinar a su hermano,

pa’ defender a los ricos.

(CORO)

Podrán matar al profeta

pero su voz de justicia no

y le impondrán el silencio          BIS

pero la historia no callará

Con su evangelio en la mano

Monseñor Romero quiso

hacer justicia y la hizo

pero no gustó al villano,

porque su voz fue el aliento

que defendió al campesino

iluminando el camino

la libertad de este pueblo.

(CORO)

Su pecado fue querer

que los obreros comieran,

que un padre nuestro tuvieran

para rezarlo comiendo.

Cuando Dios no hace justicia

porque no entienden los ricos

de los pobres sale el grito

que aprendieron del profeta.

(CORO)

Su muerte no es coincidencia

deben temblar los tiranos,

son ellos los que en sus manos

llevan la mancha del crimen,

y toda la oligarquía,

torpes de tanta demencia,

han firmado su sentencia

comienza ya su agonía.

(CORO) (BIS)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s